Octálogo

 

I

Acata con respeto las órdenes del capitán; como si fueran las de tu padre espiritual
o hermano mayor.

 

II
No acometas con armas o malas palabras al hermano de tu misma caleta,
ni de ninguna del litoral.

 

III

Recibe en tu nave al hermano que te visita; ofrécele refrigerio en tu mesa
y el mejor coy de tu camarote.

 

IV

Como trates a tus hermanos serás correspondido
y el capitán alabará tu fraternidad o te castigará.

 

V

No tengas envidia de la nave de tu hermano
ni de sus velas y motores.

 

VI

Trae al piloto sin puerto a tu caleta; y si no posee otra riqueza que su corazón
embárcale en tu yate y considérale como hermano.

 

VII

No seas orgulloso ni violento; al serlo, conseguirás que tus hermanos se alejen de ti
y quedarás sólo con tu peste.

 

VIII

EI amor al Mar debe ser el culto de tus días;
haz sacrificios a él observando estas leyes.

                              NAO SANTIAGO

                                            www.naosantiago.cl